miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mar


Quiero dedicar este relato a una amiga de la red, Lucía - meveras. Ella me sugirió hace un tiempo que contase algo más doloroso. Te mando un beso.

Hacía un día primaveral precioso. Me invitaron a una fiesta en el ático de un amigo de Barcelona. Yo pasaba unos días trabajando en la ciudad. La vi enseguida, junto a la ventana, comía a bocados un melocotón que debía estar delicioso. Era rubia, alta, pelo largo, piel muy blanca, cuerpo fuerte, como el de una atleta, pero con unos pechos proporcionados y unas curvas interminables. Lo que más llamaba la atención eran su precioso rostro, sus ojos grandes y azules y unos labios carnosos que quitaban el aliento. Si la belleza fuese mujer, creo que se encarnaría en ella. Me miró y volvió a morder la fruta pasando la lengua por sus labios totalmente mojados. Me acerqué.

- Hola, soy Carl amigo de Toni

- Yo soy Mar, vecina

Me senté junto a ella. Hablamos toda la tarde hasta que anocheció.

- ¿Quieres cenar conmigo?

- Si, claro, pero te voy a advertir tres cosas: nunca doy explicaciones, no repito tres veces la misma cosa y necesito cada día al levantarme comer chocolate puro. ¿Te queda claro?

- Como el agua, princesa. (Glup)

Ella eligió el sitio. Me llevó a un restaurante muy íntimo. Parecía una casa de varios pisos. Cada uno de ellos tenía habitaciones donde la gente se sentaba a comer. Nuestra mesa estaba al fondo, en un pequeño cuarto al que accedías pasando a través de unas cortinas muy vaporosas. La luz era tenue y la música chill out. Me gustó. La cena fue suave, bebimos una botella de champagne francés Veuve Cliquot brut, (otra costumbre de ella) y nos reímos hasta el postre. En un momento de la noche, sentado junto a ella, me acerqué. Sus ojos se cerraron y sentí el calor de sus labios junto a los míos. La besé, y fue como el choque de dos locomotoras a toda velocidad. Recorrí con mi lengua toda su boca, sus labios, que mordía suavemente, su aliento que sabía a frutas, sus dientes que me apresaban, su saliva húmeda que mojaban los míos. Ella empezó a gemir en mi oído, despacito, suavemente y me excité mucho más.

- vamos a casa – me dijo­ –

Salimos del restaurante y durante el trayecto hasta su casa no paramos de besarnos. En cada esquina nos parábamos y nos abrazábamos como dos adolescentes. Ella estaba muy cachonda y frotaba su sexo contra mi muslo cada vez que la abrazaba. La temperatura fue subiendo hasta tal punto que noté que estaba empapada. Cuando se rozaba contra mí, me humedecía el pantalón. Sus braguitas estaban totalmente mojadas.

En el ascensor se subió su falda, y me enseñó lo excitada que estaba.

- ¿Me vas a follar ya?

- No. Quiero que te mueras de gusto antes.

Ya en casa, la empecé a desnudar. Bajo su camisa no llevaba nada, así que pude ver esos pechos preciosos, con dos pezones sonrosados muy marcados. Llevaba un tanga negro que dejaba ver un culo espectacular. Ella lo sabía y dando vueltas alrededor de mí, cogió mi cabeza y la llevó a su sexo. Empecé a quitarle esa prenda con mis labios. Cada vez que lo intentaba rozaba sus pubis y su culo. Noté que le gustaba, por lo que me deshice del tanga y empecé a comerle el coño lentamente. Pasaba la lengua desde los labios a la vagina, empujando hacia dentro, rozando luego su culo impresionante. Hacía maravillas para no correrme por el espectáculo que aquella diosa me ofrecía. Llegó el momento de jugar con su clítoris y empecé a lamérselo. Lo tenía hinchado y sensible, por lo que me empleé con cuidado. Aquello la hizo enloquecer, y sus gemidos eran continuos. Se corrió en mi cara y pude sentir como mi boca se llenaba de sus fluidos.


- Sigue, sigue por Dios, cómeme entera.

Seguí comiéndomela, y un rato después volvió a tener otro orgasmo. Yo estaba tan cachondo que le empecé a meter un dedo en su vagina y otro por el culo mientras trabajaba mi lengua.

- Ummm....., sí, me gusta, sigue, sigue por ahí.

- Cómeme el culo – me gritó de repente, y yo por supuesto, lo hice –

- Fóllame, fóllame ya.

Yo quería prolongar al máximo el coito, así que le dije que esperase un poco. Empecé a besarle las tetas a la vez que pasaba mi pene por su sexo empapado. Acerqué la punta a su culo.

- Fóllame el culo, métela despacio.

- Hazlo tú. Sólo tienes que empujar.

Puse mi pene en su entrada y ella empujó suavemente hasta que poco a poco se lo metió todo, mientras gritaba en cada arremetida. Volvió a correrse y me suplicó que la follase de una vez.

Me puse encima de ella. Le abrí las piernas y le metí mi polla de un solo empujón. Estábamos tan excitados que casi no controlaba. Mi respiración se empezó a acelerar y yo creí que me moría de gusto. Al ver ella la expresión de mi rostro me apretó el pene con su vagina. Era como si tuviese una mano dentro de su sexo. Apretaba con tanta fuerza que me masturbaba dentro de su coño, ahhhhhhhh, qué sensación. Empezamos a movernos como locos, yo no podía aguantar mucho más y se lo dije. Ella empezó a decirme.

- Córrete, córrete ya – al tiempo que se convulsionaba como una posesa-

Me corrí con grito, ahhgggggggggggg, y ella al verme también lo hizo, gritando, mojándome y moviendo sus caderas de abajo a arriba como un látigo. Tan violento fue su movimiento que sin saber cómo, me lanzó hacia delante de la cama, dando una vuelta en el aire y cayendo al suelo de espaldas. Se hizo el silencio. Aturdido por el golpe, giré mi cabeza en dirección a la cama. Ella asustada, se asomaba buscándome. Nos dio un ataque de risa. No paramos de reír en toda la noche y os juro que me dolían las mandíbulas y el abdomen de tanta carcajada. Jamás lo había pasado así. Me enamoré.

Mi trabajo en Barcelona debía durar una semana, y estuve tres. Me tomé todas las vacaciones que tenía y durante ese tiempo hicimos el amor y nos divertimos como nunca antes había hecho. El día de mi partida Mar estaba taciturna. No queríamos hablar de ello, pero en el ambiente flotaba la tristeza. Pasamos toda la mañana en la cama, desnudos, besándonos. Una botella de champagne y algo de chocolate fue nuestra única comida. En el andén de la estación de Sants, mi tren salía en unos minutos. Mar me acompañaba junto a la escalerilla del vagón.

- No te vayas. Por favor, no lo hagas.

- Por Dios Mar, sabes que no puedo. Tengo que ir al trabajo. Resolveré unos asuntos y el fin de semana próximo estaré de nuevo aquí. Serán sólo cinco días.

La bocina del tren anunció la salida. Nuestras bocas estaban unidas por un beso interminable, como tantas veces lo habían estado esos últimos días. Sus labios carnosos, el olor de su pelo, la suavidad de su piel, el sabor a fruta de su boca. Pero esta vez notaba algo distinto. Un sabor ligeramente salado se mezclaba con el dulce de siempre. Mar lloraba. Lloraba en silencio, para dentro, pero no podía engañarme. Me abrazó con fuerza, con esa fuerza que sólo tenía ella y se me encogió el alma al ver su cara triste.

- Nos veremos el fin de semana

- Sí, nos veremos

- Mar, te quiero, no lo olvides

Ella me sonrió, al tiempo que su figura se iba haciendo pequeña al alejarme del andén. Me quedé mirándola hasta que desapareció. Sin saber cuando, me dí cuenta que mis ojos estaban empapados de lágrimas. Ironía del puto destino, en un móvil sonaba la canción de Alejandro Sanz, “corazón partío”.

La llamé al día siguiente, pero no estaba disponible. La volví a telefonear una hora después, pero igual. Hablé con su vecino, mi amigo Toni, y me dijo que nadie respondía en su casa. La llamé cien veces esa semana y siempre el mismo resultado. El sábado que en teoría habría de verle, recibí un mensaje de ella en mi teléfono:

“Carl, te quiero, te quiero, te quiero, no espero que lo entiendas. No te olvidaré jamás.”

-Una despedida en toda regla-

Le dí mil vueltas a la cabeza pensando en qué me había equivocado, y la verdad es que no lo sé aún. Como dice Sabina, tardé en olvidarla 19 días y 500 noches, pero la olvidé, o al menos eso creía. Dos años más tarde recibí en casa una carta. Una invitación de boda. Mar se casaba. En ella me decía que le encantaría que fuese a su enlace. También me decía que sentía algo especial por mí y bla, bla, bla. La verdad es que para estar dos años sin dar señales de vida, se extendió bastante. Las explicaciones no las esperaba, ella me había advertido ya. Tiré la carta a la basura y continué con mi vida lejos de ella. Logró que pasara unos días jodido y me sorprendí por ello, (lo tenía superado, ¿no?).

Al cabo del tiempo la vi por casualidad en Madrid. Estaba tan guapa como siempre, pero sus ojos me parecieron tristes. Nos saludamos fugazmente (ambos íbamos con otras personas) y me dijo que quería hablar conmigo. Ese mismo día me enteré que se había separado unos meses después de su matrimonio. Tengo su número. Nunca la he llamado, aunque me ha tentado hacerlo alguna vez. Su recuerdo ya no me hiere, pero siempre que algo me la trae a la mente, os juro que me estremezco. Mar, Mar, Mar.

30 comentarios:

  1. Un bonito relato, y a su vez muy excitante. Leyéndole me he...
    Gracias Carl. Un beso muy grande para ti.
    lucia-meveras

    ResponderEliminar
  2. Y si te digo que al leerte lloré?

    jodido que bien has descrito una relaccion asi

    uf no se si mandarte un beso o una colleja

    eres un amor de hombre

    besos calidos-.

    ResponderEliminar
  3. Preciosa mezcla de ternura y pasión. Me ha encantado descubrirte, me gustan tus historias.
    Me das envidia, eres genial describiendo situaciones. Te seguiré.
    Besos y mordisquitos

    ResponderEliminar
  4. Que envidia,esas cosas pasan pocas veces en la vida, pero es maravilloso vivirlo intensamente y tener la certeza de que fue y es importante.

    Quien pudiera vivir algo así ahora mismo...

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitarme y perdona mi ausencia al no contestarte. Te sigo y asi podré leerte a menudo.
    Beso de Medea

    ResponderEliminar
  6. Por fvor! yo quiero ser Mar..
    Besos cálidos..

    ResponderEliminar
  7. Oh! Que bonito relato.Es una historia muy conmovedora, te prometo que me ha llegado al alma como ninguna otra en mucho tiempo. Te felicito.
    Bsos*

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno, Si señor.

    Te felicito por el relato

    ResponderEliminar
  9. Como dice el refrán.. si la vida te da limones.. Dame tequila y sal!!

    Somos lo que hemos vivido, con lo bueno y lo malo. Es lo que nos hace especiales y tu lo eres.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  10. Distancias, putas diestancias.
    Muy relajante el relato, la chica me ha recordado a algo con los gemiditos nada más empezar... Dejémoslo ahí.
    Triste, estoy sensible para leer esto, historia digna de enmarcar como mítico y bonito a la vez.

    ResponderEliminar
  11. :( vaya no has escrito nada.

    Me quedo en al cornisa de tu ventana escuchando la música que te acompaña

    besos calidos .

    ResponderEliminar
  12. Hace tiempo que no leo un relato tan lleno de emociones, pasión, ternura y erotismo a la vez.

    Realmente me ha sorprendido y, de paso, me ha enganchado a tu blog.

    Un beso.

    Nyeri

    ResponderEliminar
  13. Me has dejado suspirando, porque realmente se ve que ha sido alguien super importante, que te ha dejado una huella por ahora imborrable..
    Precioso post..
    Un beso muy dulce

    ResponderEliminar
  14. ¡Precioso, súblime!
    El dolor de alguien que pierdes y necesitas es horrible.
    Los recuerdos devastadores, habitualmente.
    El polvo, maravilloso.
    Me ha gustado mucho.
    También te seguiré.
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Muy buena tu historia,

    quedas invitado a mi blog

    besos

    ResponderEliminar


  16. Vengo a verte .... me gustó tu comentario en mi blog, espero volver a verte.

    Ya tienes la continuacón: espero una crítica objetiva

    besitos muy dulces

    ResponderEliminar
  17. mmmm qué bueno tu relato

    así deben ser los polvos

    con amantes como tu y chicas como Mar
    y sentimientos que duran y luego te dan depresión durante meses...

    (gracias por pasar por mi blog

    ResponderEliminar
  18. Carl.. cierro el blog, no es una despedida un hasta pronto quizás.
    Gracias por ser tan amable en todo momento, un verdadero placer haberte conocido.
    Te me cuidas?
    Besos lascivos!

    ResponderEliminar
  19. No se si alegrarme por descubrir tu blog o arrancar a llorar.
    Como odio esa sensación de perdida, de querer tanto!
    Cuidate
    Beso
    Bien lo has conseguido, se me saltan las putas lágrimas.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado, Carl, lo natural que lo has contado, la ternura, la emoción, la sensualidad...
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Excitante relato. Veo que sabes hacer disfrutar a las chicas. Interesante...

    ResponderEliminar
  22. Hay relaciones que están condenadas al fracaso incluso antes de comenzar. Me gusta el sexo de la historia, es excitante. Besos.

    ResponderEliminar
  23. Una buena historia, si señor...
    Y supongo que tú tendrás un gran recuerdo de ella, me alegro por ti.

    Me pasaré más por aquí.
    Saludos

    ResponderEliminar